viernes, 20 de diciembre de 2013

Subirse a un escenario



Subirse a un escenario... hay gente a la que le gusta, otra a la que le entran unos miedos tremendos y no disfruta, otra que le entran nervios, pero, en cambio, disfruta.
Estos días nos hemos subido a muchos. ¿Nervios? Por supuesto, pero todas hemos disfrutado. Hemos disfrutado de la música, de la gente, que te dice: "Lo has hecho muy, muy bien", aunque a ti te parezca que los has hecho fatal, pero fatal, fatal... y eso lo compensa todo. Compensa esos momentos antesde salir en los que te sudan las manos y el corazón te va a mil, esos momentos en los que parece que te va a dar un infarto y, a veces, hasta te mareas pensando: "me voy a equivocar, me voy a equivocar...", pero sí, cuando la gente te dice: "Lo has hecho muy, muy bien" ese instante, lo compensa todo.
Así que gracias a la gente que te dice eso porque te sientes genial, sientes que lo has hecho muy, muy bien. Gracias al público, porque sin público los músicos no seríamos nada.